27.4.06

Infancia robada

Tendría que repensarlo dos veces, pero creo que sí, que la peor imagen de Ecuador fue el día que un niño pequeño lloraba en la calle mientras mendigaba. En la acera de enfrente, su madre -supongo- junto con otro niño. Y no menos impactante fue cuando, en la oficina, me encontré a dos críos -quizá seis o siete años- que lustraban los zapatos de una de las personas que trabajan aquí. El Observatorio de Derechos Humanos del Ecuador dice que hay 800.000 pequeños que trabajan en este país. Se los puede ver en muchos puntos de la ciudad. Venden chicles o caramelos, tarjetas prepago de teléfono móvil, son limpiabotas, venden refrescos o helados en las carreteras -como el pequeño de la foto- o, simplemente, piden. Pero no os equivoquéis quienes no conozcáis Ecuador. Ni la capital ni el país -lo poco que tengo visto- es un territorio que rezume pobreza o miseria. Sólo de un vistazo se puede comprobar que es un país con grandes riquezas, pero falla -cómo no- la justa distribución de los recursos. La ciudad de Quito no es una gigantesca favela, ni mucho menos. Los coches que circulan son modernos, los establecimientos de hostelería están muy cuidados, hay comercio al estilo europeo o norteamericano... En algún lugar debe esconderse el secreto por el que es posible ver pobreza en una ciudad desarrollada. No sé por qué me ha dado por escribir este mensaje. Será que he dormido poco, que la reunión ha sido demasiado larga o que llueve y hoy no quiere parar...

4 comentarios:

T´Pol dijo...

Jose:
La foto que pones lo dice todo sobre el mal reparto de la riqueza en ese pais, se que muchos de este Blog, pensando con poca lógica, van a experimentar sentimientos de agresividad, pero tu no estas ahi para redistribuir riqueza. Son los politicos quienes deberian hacerlo, por eso mi recomendacion es clara y precisa: Haz lo que has ido a hacer y no te involucres en el desarrollo de esa sociedad, porque no vas a lograr nada mas que quebraderos de cabeza y perdida de oportunidades.
Es un planteamiento egoista (Nahia se encargará de recordármelo), pero es lo mas eficiente que puedes hacer. tu no puedes hacerte cargo de todos esos niños, que seguro estan en manos de alguna mafia que les explota, si acaso darles una limosnilla de la que un buen porcentaje se llevará el mafioso.

Slo decirte Larga vida y prosperidad.

Nahia dijo...

t,pol, no es agresividad sino pasión lo que sentimos las personas que tratamos de actuar desde lo que nos dicta la conciencia...

Jose dijo...

Está claro que no estoy en Quito para redistribuir riqueza. Simplemente, cuando camino por las calles veo cosas y las cuento aquí. También tengo claro que no doy limosna. estas cosas necesitan soluciones de fondo y la caridad no resuelve nada.

Nahia dijo...

Descansa un poco, Jose, que hoy pareces un poco depre...