27.5.06

Brian 'SinNombre'

Brian
En la playa de Casablanca, el pequeño Brian es el mesero más serio y profesional. Con su esfero azul, se esmera en anotar, en la servilleta, con letra muy clara el pedido de los cuatro clientes —coloca cuidadosamente las tildes sobre la consonante siguiente a la vocal acentuada— y pregunta, con voz grave, qué bebida quieren para tomar. No sonríe porque está de servicio. Cuando se aleja cuatro metros recupera su identidad infantil —dice que tiene doce años— y trastea con otros niños trabajadores de la hostelería. Eso sí, al regresar con los platos, lo hace con su gesto adulto. Pato Chávez lo reta para que ría, pero se resiste. Nota que lo intentan tratar como el niño que es y no lo va a permitir. Pero se delata cuando se niega de decir cómo se llama y contesta, marcial, "No tengo nombre". Al final, no puede evitar la sonrisa cuando Majo le hace cosquillas. Confiesa que se llama Brian y que el negocio es de Luis, su papá. BrianNuestro pequeño mesero está atento al negocio y trata de que dos parejas se pasen a la mesa que queda de su lado de la playa —la cebichería está, literalmente, en la arena—. Francisco le da un par de dólares de propina y Brian no lo olvida cuando le dice —medio en broma medio en serio— que el batido de coco (muy recomendable en este lugar, como ya nos había adelantado Majo) con ron tiene poco alcohol. Enseguida regresa con un vasito para que complete la bebida. "Gracias por preferinos", deja escrita en la cuenta.

11 comentarios:

T´Pol dijo...

Jose: Jamás hubiese pensado que colaborases con la explotación infantil. siendo cliente del chiringuito, no has hecho sino abusar de esos pobres niños de los que tu mismo has llegado a decir que tienen la "Infancia robada" (ver articulo de abril en este mismo blog).

A mi entender tu tambien le has robado un poco de su infancia al pobre Brian colaborando con su explotación, aunque trabaje en un negocio familiar.

Nada más por hoy. larga vida y prosperidad.

Jose dijo...

Lo admito, es colaboración con la explotación infantil. Aunque no sirve como excusa, creo que es la primera vez. Intentaré no repetirlo ;(

Anónimo dijo...

aunque no dejo mensajes sigo fiel a tu blog :-)
asier

mestiza dijo...

supongo que hay distintas formas de colaborar: por palabra, obra u omisión...
¿cómo nos juzgamos a nosotros mismos?
cómo, cuando camino las calles de mi país, no las únicas, pero más que las otras...
y todas/os las/los que estamos detrás... detrás de la pantalla...
tenemos la suerte de no comer en lugares donde un niño escribe en una servilleta "gracias por preferirnos"...
qué alivio, esta noche podemos dormir en paz

T´Pol dijo...

Mestiza, No hay que ponerse tan trascendental. La explotación infantil es un tema grave a erradicar. Aqui los únicos culpables son aquellos que sacan probecho, con pocos escrúpulos, del trabajo realizado por un niño/a, sometido a explotación, esto es cobrando poco y dedicando el tiempo que debería dedicar a los estudios y a su formación futura.

El tema es grave y lo que podemos hacer es no colaborar con establecimientos ni marcas que utilicen mano de obra infantil en su proceso de producción. es la postura más lógica y eficiente.

Larga y prospera vida.

tschichold dijo...

T'pol, veo que te has superado. No colaborarás con la explotación infantil pero colaboras (de forma inconsciente, claro) a la degradación del lenguaje. Dijiste que escribirías sin acentos pero no a"b"isaste de que i"v"as a sugerir nuevas palabras a la Academia. ¡Buen pro"b"echo(o provecho)! Y apro"b"echo la ocasión para saludar a José y a todos los que participáis en este blog.
Aquí, corrigiendo, sobrevivo en este páramo fuenlabreño. Este fin de semana planté tomates y espero que estén maduros para la batalla t'poliana.

ana c. dijo...

jajaja... muy bien, tschichold, ya estaba preocupándome con la degradación del lenguaje.

T´Pol dijo...

Tschichold, la degradación del lenguaje a la que te refieres es debida principalmente a que el traductor universal que utilizamoa en Star Trek Enterprise no está aún del todo perfeccionado. De todas formas te recuerdo que tú, como profesional del lenguaje que eres deberías conocer la diferencia entre ACENTO y TÍLDE. (mis errores son gramaticales, pero los tuyos parecen ser conceptuales.)

Cuando empiece la guerra T´Poliana las armas serán algo más que simples tomates. (esto también va por tí Ana C.)

Larga y prospera vida

tschichold dijo...

Muy bien, t'pol. Tienes sólo parte de razón porque si repasas el diccionario de la RAE verás que a la tilde de acentuación también se puede llamar acento (acento. Del lat. accentus 1. m. Relieve que en la pronunciación se da a una sílaba de la palabra, distinguiéndola de las demás por una mayor intensidad o por un tono más alto.
2. m. Tilde, rayita oblicua que en la ortografía española vigente baja de derecha a izquierda de quien escribe o lee...)
Échale un vistazo: http://www.rae.es/

P.D. No soy ningún profesional del lenguaje, ni nada parecido. Participo en este blog por simple diversión. Probablemente tenga muchos errores conceptuales, pero no precisamente en el aspecto que tú indicas.

merche dijo...

Me parece t'pol que no conoces mucho a Jose o te costaría bastante más tirar la primera piedra. Me sobra con los dedos de una mano para contar las personas que conozco tan íntegras como él. Y no creo que mi cálculo sea una excepción. Un abrazo fuerte, Jose, cuídate.

Nahia dijo...

tschichold, apúntame para la guerra de los tomates...